UN TOQUE DE HUMOR CON LA POLKA PIZZICATO

Querido público,

Hoy nos gustaría acercarles a una de las obras más llamativas de las que conforman el repertorio del Concierto del próximo 8 de mayo de la Iberian Sinfonietta en el Palacio de la Paz de Fuengirola. Nos referimos a Pizzicato Polka.

Como saben, el repertorio del próximo 8 de mayo, está dedicado al sentido del humor en la música clásica. Es un humor refinado en todos los casos, no se trata de carcajadas, sino de incluir lo lúdico y lo desenfadado pero siempre en un marco de una música académica. Un ejemplo lo tenemos en los Conciertos de año nuevo por la Filarmónica de Viena, en ellos, los directores invitados, entre vals y vals, siempre encuentran un momento para mostrar el sentido del humor y de hacer el concierto más distendido, unas veces dirigen al público, otras veces algún gesto, incluso algún director ha hecho una llamada por el móvil desde el escenario…el resultado lo conocen, siempre abarrotado. En este sentido, y aprovechando que estamos hablando de Viena, es obligatorio hablar de la familia Strauss, cuyas obras, son parte del repertorio obligado tanto de ese concierto como de la música europea del siglo XIX.

Esta saga de músicos comienza con Johan Strauss I o Johan Strauss “padre”. A él le debemos obras como la famosísima Marcha Radetzky. De entre sus hijos, los más famosos músicos fueron Johan Strauss II o Johan Strauss “hijo”, Joseph Strauss y Eduard Strauss. Justamente los dos primeros hermanos, Johan y Joseph recibieron una invitación para un importante Concierto en Rusia. En ese largo trayecto, decidieron acometer una original obra, una pieza de danza de aire popular, alegre y ágil pero interpretada con la famosa técnica de pizzicato, en la que las cuerdas son tocadas, no por el arco, sino por los dedos de la mano derecha. El resultado fue el estreno con gran éxito de la Pizzicato Polka, una obra que inmediatamente tuvieron que repetir en los Conciertos en Viena a su vuelta de Rusia, pues se corrió la voz de la obra tan divertida, simpática y virtuosístima y de ahí pasó al repertorio de tantas orquestas a lo largo del mundo. Johan Strauss es además el compositor de valses tan famosos como el Danubio Azul, pero esta obra, a medias con su hermano Joseph, es sin duda un divertimento queridísimo por el público.

La Polka es en origen una danza de la zona de Bohemia, una de las regiones que configuran la actual Chequia, región cuya capital es Praga, pero es una danza que se ha exportado a muchos países, especialmente de Centro América y Sudamérica y se ha fundido con otras danzas populares de estos países. Al igual que el Vals, aunque su origen es popular, se estilizó y llegó a convertirse en obra de baile de la Corte, pero siempre conserva esa alegría propia de su animado rimo binario.

Como podrán ver en el Concierto del día 8 de mayo, no acaba ahí la puesta en escena de esta obra, además incluye un famoso “solo” de percusión, de triángulo, para ser más exactos, en el que el solista, que apenas toca unos cuantos compases, tiene tiempo para “hacer de todo” en el escenario mientras sus compañeros no paran de tocar en pizzicato, finalmente, llega a tocar, algo que se llega a poner en duda, pues está durante un largo rato deambulando por el escenario. Todo ello genera siempre un ambiente distendido entre el público y también entre la orquesta, y es de lo que se trata. Para no perdérselo

Jorge Rodríguez Morata
Coordinador de contenidos pedagógicos



Publicación más antigua