CONOCIENDO A IBERIAN SINFONIETTA: CRISTÓBAL PRIETO ORTIZ

Querido público, 

Seguimos con una nueva entrada en esta sección dedicada a que conozcan mejor todo aquello que no “suena” en el escenario, pero conforma el sonido y el carácter de este proyecto que es Iberian Sinfonietta.

Hace un par de entradas, conocíamos al concertino, luego al jefe de la sección de trompetas. Hoy nos dedicaremos a conocer mejora al jefe de la sección de violoncellos, a Cristóbal Prieto Ortiz. Les dejamos con nuestra conversación.

Háblanos de ti y de tu llegada a Iberian Sinfonietta

A nivel profesional, estoy afincado en Málaga desde hace más de 10 años y he tenido la suerte de colaborar con importantes jóvenes orquestas como la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE) y la European Union Youth Orchestra (EUYO). Actualmente, sigo colaborando con orquestas profesionales compatibilizándolo con mi plaza como profesor de violonchelo en el Conservatorio Profesional de Música "Manuel Carra" de Málaga.

A nivel personal, soy un conquense, padre de dos niñas a las que quiero muchísimo y amante de la música de cámara. He cantado durante más de 25 años en coros de cámara pudiendo aprender de la experiencia de escuchar a tus compañeros para conseguir un resultado común. Eso es lo que yo disfruto más: hacer música con compañeros a los que admiro a nivel profesional y humano. Uno de esos compañeros es Juan Jesús Navarro, ayuda de concertino de la Iberian Sinfonietta, compañero del Cuarteto Spinto y buen amigo, quien
me habló muy bien del funcionamiento de la orquesta, de su buen ambiente y del trabajo serio y organizado de su director, Juan Paulo Gómez. Así que me decidí a ir en busca del director para mostrarle mi interés en colaborar con su proyecto. Un proyecto que, sin conocerlo en profundidad, ya me enganchaba por hacer programas con orquesta de cuerda, una de las formaciones que más me atraen.

Tu valoración del proyecto

Iberian Sinfonietta ya estaba formada cuando llegué y, como he comentado en el punto anterior, tenía buenas referencias a nivel técnico, estilístico y humano. Es un grupo humano estable y bien organizado por el director, Juan Paulo Gómez: con una programación planteada a un año vista, organización de partituras con tiempo para prepararlas, tiempo de ensayo reducido pero intensivo y bien aprovechado, etc. Ya, como miembro de la orquesta, he podido conocer más en profundidad la labor de la orquesta. A destacar: primero, el trabajo de divulgación de repertorio menos oído en directo que amplían el horizonte musical del oyente; y segundo, su acercamiento al público. Me encantan, personalmente, las notas al programa "vivas" que hacemos en cada uno de los conciertos: explicadas en directo de forma muy amena por nuestro coordinador pedagógico, Jorge Rodríguez Morata. Sin olvidar que en la web de Iberian Sinfonietta se puede encontrar
antes de cada concierto información de las piezas que interpretaremos para cada concierto.

Es de destacar la labor de apoyo que la Iberian Sinfonietta tiene con las nuevas generaciones de músicos: apoyando a los compositores, colaborando con el Concurso de Composición “Ramón Roldán” para estrenar con la orquesta la pieza ganadora; y apoyo a los solistas, concediendo un concierto con la orquesta al primer premio de concursos como el Concurso Intercentros Melómano o el Concurso de Jóvenes Intérpretes "Ciudad de Estepona".  También, me parece importante del proyecto que los conciertos sean gratuitos, ya que proporcionan al público fácil acceso a actividades culturales de calidad que fomenten su amor por la música. En especial en localidades de fuera de Málaga. Para mí, no tener que desplazarse a Málaga para tener música clásica de calidad es algo fundamental: poner cerca del ciudadano música de calidad, gratis, sin desplazamiento y en espacios amplios con gran aforo para llegar al máximo número de personas.

¿Cómo enfocas tu labor?

Como solista de la sección de violonchelos debo ser un ejemplo para mis compañeros. Un intermediario entre el director y el resto de la sección que guíe y conecte las intenciones del director con cada uno de mis compañeros de sección. Eso conlleva una gran responsabilidad y mi obligación es responder con una buena preparación del repertorio en casa, a nivel técnico y estilístico, conociendo e investigando sobre las obras a interpretar pero a la vez abierto a cualquier indicación que el director decida para nosotros. Para mí, la perfección a nivel técnico individual es fundamental pero el día del ensayo mi foco de atención no está en mí, sino en el director y mis compañeros, en unirme a
ellos: escucharles, sentirles y comunicarme con ellos para forjar un grupo que reme en la misma dirección. Es la esencia de la música de cámara, como si de un cuarteto de cuerda se tratara.

¿Qué le pides para Iberian Sinfonietta a 2023?

Le pido que siga trabajando en sus objetivos, con ese rumbo claro y divulgativo que le caracteriza. Con dosis de buen trabajo y profesionalidad para acercar la música clásica a la sociedad. Fomentar la cultura y seguir insistiendo en que la música es fundamental para el ser humano, entre muchos motivos, por la sensibilidad que la música desarrolla en las personas, en especial, la música clásica. Estoy seguro que el 2023 será un año que seguirá esa dinámica “in crescendo” que está teniendo la orquesta: con intención de mejorar cada día, la creciente asistencia de público, una mayor presencia social en redes, programas de orquesta sinfónica y esas buenas grabaciones que dan muestra de nuestro trabajo. Y, por último, le pido a este nuevo año más apoyo para poder ofrecer nuestro trabajo a más localidades. Como músico, cuando un programa está bien preparado me gusta poderlo ofrecer a cuanta más gente mejor. Con el símil de la cocina, sería como si un chef creara un plato solo para una cena y tuviera que cambiar su carta cada día. Esto sería impensable no sólo por la cantidad de trabajo que conllevaría, sino además, por la impotencia que sufriría el chef al pensar que esa creación de la cual se siente orgulloso no pudiera ser compartida con más gente y tuviera que “dar carpetazo” a ese cuidado plato de un día para otro. Por tanto, pienso que se debería promover el ofertar más lugares para ofrecer un mismo programa de concierto. Sabemos que es difícil la coincidencia de fechas y conciertos pero se ha visto que es posible con proyectos como los musicales, las óperas, las giras, etc. Cuando una banda de música lanza un nuevo disco, llevarlo de gira durante años con el mismo proyecto es lo habitual. Son ejemplos de sacar rendimiento al trabajo y perfeccionar un producto para compartirlo con la mayor calidad y al mayor público posible. Y por dar más ideas: participar en festivales, viajar y conocer otras orquestas con características similares sería algo genial para empezar a desarrollar.

Algo que quieras añadir

Sólo me queda dar las gracias al responsable de este proyecto, nuestro director Juan Paulo Gómez, por haber confiado en mí para la Iberian Sinfonietta. Estoy muy orgulloso de formar parte de esta orquesta: compartir música entre amigos es de las cosas que más feliz me hacen en este mundo.

Que la música siga sonando y sigamos disfrutando de poder mostrarla de esta manera tan especial. Iberian Sinfonietta es un proyecto con identidad propia a la que le auguro un largo y maravilloso futuro.

Jorge Rodríguez Morata
Coordinador de contenidos pedagógicos



Publicación más antigua